Para los fanáticos del ska punk, vuelven los WDK, que festejan sus 20 años este sábado 10 de noviembre en Groove. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - AT THE DRIVE in llega por primera vez al pais el próximo martes 13 de noviembre, en Flores. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
CATUPECU MACHU
22/04/2006 - Obras al aire libre

Por: -

Dos visiones del reci:


Por: Kike Bianchi (Kike@recis.com.ar)

Dale Gaby….

¿Cómo relatar un recital de rock tan empapado de emociones? ¿Cómo evitar caer en la “sensiblería” a la cual sus protagonistas pretendieron escapar? Lo intentaré desde mi punto de vista, como es mi costumbre. Claro está…imparcial y objetiva es justamente lo que esta crónica no será. Será simplemente el recuento de los hechos que viví este sábado en el ex estadio Obras, presenciando el show de Catupecu Machu.

Cavilando constantemente sobre el hecho de cómo acercarme a esta redacción me subí a mi fiel compañero de batalla y atravesé las calurosas pampas en dirección al recinto del rock. Obras (estadio Pepsi Music). Arribé pasadas las 5.30hrs. y empecé a empaparme de ansiedad mientras veía las caras de los invitados que se dieron cita esa noche para juntar, entre muchos, la mayor cantidad de energía positiva. La cantidad de energía necesaria para invocar al fénix, que esta vez no resurgirá de sus cenizas sino que se levantara de un sueño.

Llegadas las 19 horas salió a escena Mario Pergolini para presentar el show. El show de Catupecu Machu.

La ansiedad explotó en un gran recibimiento para la banda que agradeció al mencionado conductor y le dio la bienvenida al primero de la larga lista de invitados. El que aparece es ni más ni menos que Diego Arnedo, el excelso bajista de Divididos/Sumo. Se acopla como sólo los grandes saben, o sea, sin demostrar la más mínima cuota de esfuerzo. El tema elegido para el arranque es el muy popular y energético “Sin el suelo” cuyo riff, imposible de olvidar, dispara todos los sentidos. El siguiente tema “Magia Veneno” (primer corte del último disco) también explota las sensaciones de una audiencia que entre el fanatismo y el apoyo para el bajista ausente no deja de cantar cada letra.
Los agradecimientos emotivos serán el común denominador de todos los intervalos para cambios de formación. Luego de despedir la presencia de Arnedo se enfunda el bajo Fabian Von Quintieros quien dijo algunas de las palabras que más inspiraron a la banda para realizar esta fecha: “…todas las religiones pasan sus vigilias orando…”. Esto es lo que suena en la cabeza de Fernando Ruiz Díaz y le da sentido a la presente reunión. Orar pero a través de la música, cada religión hace su rezo…los músicos, tocan.

Así, con esas palabras todavía en el aire, la banda arremete con “El número imperfecto” y “Perfectos cromosomas”, del tercer disco de la banda. El tema de Charly Garcia “Hablando a tu corazón”, por el cual Gabriel Ruiz Díaz tenía una especial predilección, marca uno de los picos emocionales de la noche. La letra se vuelve el mensaje que los corazones de miles le gritan al corazón de uno.

La formación se amplía para incluir al guitarrista de Cabezones, Esteban Semioti. Esto ayuda a un despliegue más físico y viseral por parte del cantante, quien se ve liberado de la guitarra por los siguientes tres temas: “Acaba el fin”, “Origen extremo” y “Hechizo”.

El escenario no deja escapar a nadie. Se vuelve un recital dentro del recital al aparecer los integrantes de cabezones, cuyo cantante estuvo en el mismo accidente que Gabriel Ruiz Díaz, que se suben para brindar su apoyo y su energía. Esto lo hacen a través de tres canciones de su propia factura como son “Pasajero en extinción”, “Globo” y “Mi pequeña infinidad”. La primera es para Fernando un ente que toma mucha significación en la presente situación. Y él mismo quien le pone voz a los temas de la banda amiga. Luego del meta recital, Fernando se queda solo para cantar Opus con el acompañamiento de un bajo y un colchón inflado por miles de brazos.

El siguiente tema es “Grandes esperanzas” que cuenta con la presencia en el escenario de un violín, admirado por Gabriel, y una flauta traversa pareja del mencionado violín. Los acompañantes fueron Javier Weintraub y esposa que le dieron tintes humanizantes al otrora tema electrónico de “Cuadros dentro de cuadros” (quinto disco de la banda).

Abril Sosa, ex catupecu, se unió a la formación para el tema “Entero a pedazos”. Y nuevamente un recital dentro de un recital es lo que nos trae el tema quince de la lista, pues los Massacre toman el escenario para hacer “Plan B: Anhelo de satisfacción”. Con Wallas y su troupe apoderándose del escenario, la energía alcanza nuevas y furiosas alturas.

Los siguientes temas son secundados por Agustín Rocino, bajista de Cuentos Borgeanos, que enfundado en el primer bajo de Catupecu completa algunos de los momentos mas fuertes de la noche: la ejecución de los temas “Secretos pasadizos”, “Mama me dijo que no viniera” (que tuvo un especial resonar en el hecho de que Dominga, la madre de los Ruiz Díaz, fue una de las artífices del presente encuentro) y el super energético “Dale!”. Al escucharlo se prepara una suerte de explosión en el público que se agazapa para luego saltar al grito de aliento: Dale…Dale Gaby!!!!

Los temas finales marcan el ingreso de un amigo e inspirador de la banda, Zeta Bosio. Quien recibe agradecimientos y miles de adornos de parte de Fernando, quien lo considera motor inspirador de muchas de sus expresiones. Pasa “Refugio” y llega otra de las sorpresas… “En remolinos”, tema de Soda Stereo que apela a melancolías varias pero sin deprimir el ánimo, lo levanta y lo mantiene. El bajista de Soda Stereo acompaña los últimos tres temas de los 23 que componen la extensa pero no sobrecargada lista, “En los sueños”, “Héroes” y “A veces vuelvo”. La emoción parece no agotarse cuando el show promedia las 3 horas y los sacerdotes, chamanes y fieles se unen junto a todos los artistas para un último grito que aúne todas las intenciones.
DALE!!!!!

Yo, en particular, no presencié un concierto de rock por una gran banda. No vi un rejunte de músicos a beneficio. Tampoco estuve presente en un mar de lágrimas o un empalagoso momento de sensibilidad extrema. Yo participé de una vigilia que en ningún momento me provocó la sensación de rito impuesto por mi culto. Resignifiquemos algo. Hagamos lo que mejor sabemos. Toquemos hacia lo profundo de la noche, para así conjurar nuestros dones treinta cuadras más allá, donde la esperanza descansa y lucha.


Por: Julieta Berardo (Julieta@recis.com.ar)

Una causa más de la habitual convocaba a los músicos de la banda (y allegados a ella) y su público. Organizado prácticamente a las apuradas, se anunció cinco días antes que el recital se haría igual, sobre todo como una forma de descarga para todos. Fueron tres horas de pura emoción y energía, en un escenario plagado de invitados, covers (ambos elementos con una especial relación con la banda y más precisamente con Gabriel) y temas propios.

Pergolini fue el presentador, quien expresó "Es un día muy emotivo, estamos enteros o a pedazos" y pidió fuerzas y gritos ante casi doce mil espectadores. A primera vista, causaba impresión ver a Fernando completamente pelado, como su hermano, ya que el parecido se acrecentó mucho más. En los dos primeros temas el invitado (inéditamente) fue Diego Arnedo, quien tocó las notas del bajo de “Y lo que quiero es que pises sin el suelo” y “Magia veneno”. El Zorrito, uno de los bajistas ya preanunciados, interpretó “El número imperfecto”, “Perfectos cromosomas” y “Hablando a tu corazón” (un tema de Dios, palabras de Fernando). El siguiente bajista invitado fue Pichu (Esteban Serniotti) con quien tocaron “Acaba el fin”, “Origen extremo” y “Hechizo”, para darle lugar al resto de Cabezones haciendo temas propios: “Pasajero en extinción”, “Globo” y “Mi pequeña infinidad”.

Los siguientes invitados fueron Javier Weintraub (con su violín) y su mujer Gabriela Conti (con su flauta); su relación con Gabriel era que estuvieron muy conectados últimamente en lo musical. Uno de los picos de emoción fue la llegada de Abril (ex batero de la banda), con quien siguieron manteniendo la relación, e interpretaron “Entero o a pedazos” con sus nostálgicos coros. Fernando no dejaba de agradecer a músicos y amigos entre tema y tema, y contar pequeñas anécdotas que había prometido no contar; la emoción pudo más. La siguiente banda que subió fue presentada por Fernando como “los Depeche mode” de Buenos Aires, ya que se trataba de “una banda de culto… las que va a ver poca gente, bah, o no…” y recomendó prestarle atención a esta, y Massacre se hizo presente para tocar un tema propio incluido en “El número imperfecto”, se trataba de “Plan B: anhelo de satisfacción”. La relación de la banda con Gabriel era que éste tenía en sus planes producirles el próximo disco. Una de las acotaciones más llamativas de Fernando fue su observación de que en nuestro país tenemos la posibilidad de crecer escuchando rock local, mientras que en el resto de Latinoamérica esto no es posible. Y que él valoraba mucho ser de acá.

Los siguientes tres temas, con Agustin Rocino de Cuentos Borgeanos en el bajo, fueron de los mas pogueados: “Secretos pasadizos”, “Mamá me dijo que no viniera…” (cambiando la letra por “Mamá me dijo que viniera”, ya que la madre de los hermanos Ruiz Diaz fue una de las mayores promotoras de que se haga el show), y “Dale!” con su clásico pogo casi animal y la “agachada” de todos. Fernando rescató la idea de que se unían todo tipo de religiones en las cartas que le llegaban, en incluso la unión de quien no cree en nada y se une con su pensamiento para darle fuerzas.

Zeta Bosio merece un párrafo aparte. Fue el invitado en los últimos temas y Fernando remarcó su admiración por el músico y por Soda. Con él interpretaron “Refugio” (como ya lo había hecho en otras oportunidades), un tema de Soda que le gusta a Gabriel: “En remolinos” en una versión completamente inédita, “En los sueños”, “Héroes anónimos” y “A veces vuelvo”. Para cerrar este especial evento, subieron al escenario todos los invitados de la noche (excepto Arnedo y el Zorrito, que se tenían que ir a tocar con sus respectivas bandas) para interpretar nuevamente “Dale!” pero esta vez la palabra fue reemplazada por “Gaby!”, “para que se escuche de acá a treinta cuadras donde él nos está escuchando, así mañana en el horario de visita le voy a llevar lo que fue esto”, dijo. El cantante deseó muchas felicidades y que tengan mucho sexo, “pero con forro, eh?”.

Este show quedará en la retina y oídos de los que fueron por mucho tiempo, como una demostración de que la música, a veces, tiene otras causas además de la inherente.



LISTA DE TEMAS: Y lo que quiero es que pises sin el suelo (Arnedo), Magia veneno (Arnedo), El número imperfecto (Zorrito), Perfectos cromosomas (Zorrito y Pichu), Hablando a tu corazón (Zorrito), Acaba el fin (Pichu), Origen extremo (Pichu), Hechizo (Pichu), Pasajero en extinción (Cabezones), Globo (Cabezones), Mi pequeña infinidad (Cabezones), Opus 1 (Javier Weintraub y Gabriela Conti), Grandes esperanzas, Entero o a pedazos (Abril), Plan B: anhelo de satisfacción (Massacre), Secretos pasadizos (Agustin Rocino), Mamá me dijo que no viniera… (Agustin Rocino), Dale! (Agustin Rocino), Refugio (Zeta), En remolinos (Zeta), En los sueños (Zeta), Héroes anónimos (Zeta), A veces vuelvo (Zeta), Dale! - Gaby! (Todos).