Para los fanáticos del ska punk, vuelven los WDK, que festejan sus 20 años este sábado 10 de noviembre en Groove. - JAIME SIN TIERRA nuevamente toca en Buenos Aires, pero esta vez en el Teatro Vorterix. La cita es el miercoles 12 de diciembre y las entradas ya están a la venta. - AT THE DRIVE in llega por primera vez al pais el próximo martes 13 de noviembre, en Flores. - MORRISSEY vuelve a Buenos Aires para tocar en el Movistar Arena el 7 de diciembre. - Los californianos THEE OH SEES vienen a Buenos Aires el viernes 23 de noviembre. El show es en el teatro Xirgu. contacto
LA MANZANA CROMATICA PROTOPLASMATICA
16/05/2008 - La Trastienda

Por: Matías Recis - matias@recis.com.ar

El pórtico cromático parpadeó en San Telmo



Mientras el público esperaba en La Trastienda Club el comienzo del recital, dos horas más tarde de lo pautado (debido a la apretada agenda de espectáculos del lugar), sonaban distintas cortinas musicales de series televisivas, como la del El Inspector Gadget, la Pantera Rosa, Alf, Los Simpsons y División Miami, entre otras. Esto no es un detalle menor, ya que en el sonido de La Manzana Cromática Protoplasmática, se filtran, con gran protagonismo, la música de series televisivas y de dibujos animados, que de niños los músicos veían y admiraban, como Tom & Jerry.

Conjuntamente, en sus composiciones renacen ecos de Almendra, Igor Stravinsky, Hermeto Pascoal, Leo Masliah, ritmos folclóricos argentinos, jazz y hasta reggae.
A esto se le suma un ingrediente esencial: la puesta visual del grupo; que, por un lado, recae sobre un cuidado escenográfico, y por el otro, en el vestuario, que le otorga a los integrantes una identidad y una historia particular. Así, por ejemplo, el bajista es “Lúpitor, el niño pochocho” (que evolucionó desde un pisingallo), el percusionista es “Arghul, ex combatiente del triangulo de las Bermudas” , y “Botis” es, al igual que los demás músicos, un cromático (habitante del planeta Cromo, que viaja a través del pórtico cromático), al tiempo que es cantante, guitarrista e ideólogo de este vertiginoso proyecto artístico.

Retomando el concierto del pasado viernes 16 de mayo, el atractivo radicaba en la oportunidad de ver a La Manzana en un escenario tan cómodo como “La Trastienda Club”. Su espacioso terreno, tanto de ancho, de alto, como de profundo, permitió un práctico despliegue para esta numerosa formación. No obstante, los persistentes problemas de sonido se hicieron presentes, principalmente cuando fue invitado un cuarteto de cuerdas, de cuyos instrumentos prácticamente no se escuchó una sola nota.
Sin embargo, la dificultad técnica para amplificar tantos instrumentos acústicos, no fue el factor determinante para eclipsar esta presentación.

El repertorio interpretado, que recorrió gran parte de su primer disco, El Tren De La Vía Láctea (2006), tuvo una respuesta transparente por parte del público, que bailó temas como “Barriletes”, hizo “trencito” en “Elástico” y sobre el final el pogo explotó en “Jerónimo”; fueron los temas más festejados de la noche, junto al inédito “Dúplex”, un clásico dentro del show.

En sus conciertos habita lo impredecible, lo insólito, lo bizarro y lo humorístico. La valija de ideas de “Botis” es insondable y siempre sorprendente y absurda. Su música se entrelaza con el teatro y su escenario silencia los contornos: los intérpretes bajan a bailar entre la gente, mientras el resto del grupo sigue tocando. Miembros del público invaden el escenario para participar de distintos juegos y prendas, como en un espectáculo circense que recuerda al comienzo de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota o a los recitales de Frank Zappa.

Este grupo independiente, que germinó en el oeste del Gran Buenos Aires, cada vez toma con más decisión los escenarios porteños más importantes. Paralelamente, la mixtura con las demás disciplinas artísticas, convierte a esta propuesta en la más original de la escena. Su espectáculo es complejo, pero dinámico y de una calidad y una elaboración naturalmente frondosa; al mismo tiempo, adiestra un crecimiento en base a la propaganda más confiable: el “boca a boca” del público.