FOO FIGHTERS inaugura la temporada 2015 con un show el 18 de enero en el Estadio Único de La Plata. Las entradas ya están a la venta a través del sistema Ticketek. - Se confirmó un nuevo regreso de los legendarios DEEP PURPLE, que se presentarán el 18 de noviembre en el Luna Parck (Av. Corrientes y Bouchard, CABA). - El run run del verano 2015 (?) afirma que MINISTRY se presentará el 8 de marzo en Buenos Aires. Pronto más info... - THURSTON MOORE BAND desembarca en Argentina para presentarse el 7 de diciembre en El Teatro Vorterix (Álvarez Thomas y Av. Lacroze). - El hiphopero noventoso COOLIO reprogramó su gira sudamericana para noviembre, por lo que su show en Argentina pasó para el 9 de noviembre en Niceto Club (Niceto Vega 5510, CABA). contacto
Igor Paskual: El guitarrista de Loquillo en plan solista

''Me voy a vaciar por completo para estar a la altura del público''

Por: Norman Flores - norman@recis.com.ar

Igor Paskual presenta su primera placa discográfica “Equilibrio Inestable” (2011) con dos fechas: martes 29/11 en Ciudad Vieja en La Plata y el jueves 1/12 en el Salón Pueyrredón en Capital Federal. Además el sábado 3/12 estará tocando en Paysandú, Uruguay. El guitarrista del legendario cantante español Loquillo, y ex cantante de la banda de glam rock Babylon Chat, afirma que se va a entregar por completo al público en los recitales que va a dar. También habla de su proyecto solista, y de cuándo se dio cuenta que tenía que grabar su propio disco.



Recis! : Es la primera vez que estás realmente al frente de un proyecto, ya que formaste parte de otras bandas pero las decisiones las tomabas en conjunto. ¿Cómo se siente saber que tenés la última palabra?

Igor Paskual: Ahora mismo es muy placentero. Me lo puedo permitir porque ahora sí sé lo que quiero. Con 25 años hubiera sido un error, porque no estás tan preparado, eres inseguro y necesitas el apoyo de otras personas para tomar decisiones. Pero después del bagaje que tienes, de tantísimos años en la música, de haber grabado discos, de haber producido otra gente, de haber girado un montón, te da una “sabiduría” para poder tomar las decisiones sin miedo a equivocarte. Aunque te equivoques, las tomas mucho más a gusto. Me siento muy bien porque ahora es el momento que me lo puedo permitir.


R!: ¿Cuánto tiempo estuviste para componer y grabar los temas de “Equilibrio Inestable”?

IP: Para grabarlos, los grabé a lo largo de un año. Mientras estaba haciendo la gira con el Loco, en los ratos que me quedaba los iba grabando. Componiendo estuve más tiempo porque son canciones que probé muchísimo en directo. Hay temas antiguos que tienen cinco años y otros recientes que se hicieron prácticamente antes de entrar al estudio. Es una selección de canciones, representa muchas épocas distintas.

R!: ¿Tuviste la necesidad de grabar tus propios temas?

IP: Sí, porque siempre he compuesto para mucha gente.

R!: ¿Cuándo te diste cuenta que tenías que grabar un disco propio?

IP: Cuando vi que tenía algo que decir, algo que contar propio y personal que creía que merecía la pena, fue cuando me decidí. Pero hasta que no lo tuve muy claro no quise hacerlo porque hoy en día hay tantísima información que cuando solicitas un minuto, dos, o tres, para que alguien escuche una canción, estás robando prácticamente algo de su tiempo. Tenía que estar muy convencido de que si a alguien le iba a robar media hora de su vida para escuchar el disco, tenía que ser algo, no sé si bueno o malo, pero de lo que yo al menos estuviera muy convencido.


R!: En el disco no hay mucha participación de las guitarras como se espera de un guitarrista que lanza un disco como solista. Cuando te presentás en vivo, ¿le das espacio al guitarrista que sos?

IP: No sé si aquí en Argentina pasa lo mismo, pero en España hay una manera de tocar la guitarra. En general hay muy buenos guitarristas, pero muy poca gente que sepa tocar la guitarra en una canción. No hay muchos solos, no voy a decir que no me gustan los solos, pero detesto los solos que son escalas para arriba y para abajo, me gusta que los solos sean parte de la canción, que no se puedan cambiar. Para eso en el disco hay otros instrumentos, por ejemplo trompetas que preferí a veces que hicieran las partes de guitarra. En directo hay más guitarreo pero no muchos solos. Me gusta la guitarra como concepto rítmico. Uno de mis guitarristas favoritos es Pete Townshend de The Who, que tiene ese concepto inglés del guitarrista que piensa, un poco a lo Keith Richards, a lo Johnny Marr de The Smiths, son guitarristas tremendos que no le dan al solo una importancia, sino a las texturas, al poder. Disfruto mucho haciendo guitarras rítmicas.

R!: Además de tocar, producís diferentes bandas, ¿por qué no fuiste el productor de tu disco?

IP: Al final, acabé siendo tan pesado con el productor (Carlos Stro), que parecía que lo producía yo (risas). No me fío mucho de las bandas que se autoproducen porque te vuelves muy ensimismado, te quedas mirando el ombligo, pierdes la perspectiva. El artista consigo mismo es el peor juez.

R!: ¿Qué le dio el productor al disco?

IP: Le dio un poco de aire a la visión. Le dio perspectiva, de otro modo me quedaba todo demasiado ortodoxo. Dentro de lo ortodoxo que soy, porque mi ADN realmente es rock and roll y son canciones clásicas de estrofa-estribillo-puente, le dio una vuelta a todo eso para que no sonase todo igual. Él no viene del mundo del rock. Sí sabe de rock, pero viene de la electrónica, de hacer muchas bandas sonoras. Ahora, a la vuelta a España me voy a sentar con él, tenemos canciones escritas, y hay que ver a futuro con esas canciones qué es lo que vamos a querer decir, qué es lo que vamos a querer repetir del primer disco, lo que ya no vamos a querer hacer más.

R!: ¿Qué creés que no vas a volver a hacer?

IP: No lo sé muy bien. Quizás algún tipo de letras que no me empiezan a quedar. No digo que sean adolescentes, pero no me puedo pasar la vida hablando de la noche, hablando de beber. Hablando de ese tipo de cosas de mucha ortodoxia rockera, que si las haces con sinceridad no está mal, no pasa nada porque tienen un valor en sí. Creo que ahora que voy a tener 36 años ya es hora de empezar a tocar otro tipo de temáticas, me gustaría en cierta parte evitarlo, pero no sé todavía si voy a ser capaz. Lo que pasa que todavía tengo que dar un paso personal que todavía no sé si soy conciente si lo he dado o no. (Risas)

R!: Entonces va a haber más discos como solista…

IP: Sí, es una de las cosas que más me interesa dejar claro. Todo el mundo piensa que es una especie de capricho temporal, pero no es un capricho de “bueno, voy a hacer un disco y no lo promociono, no lo peleo o no lo lucho” sino que una vez que he encontrado la manera de decir, la manera de contar, tengo que seguir haciéndolo. Una vez que encontré ese camino, ya tengo la semilla hecha, ahora sólo es cuestión de ir regando la planta y que vaya creciendo. Cuando me puse a hacer el disco en solitario no tenía que sonar a mis antiguas bandas ni a nada que se relacionara con el Loco.


R!: Cambiando un poco de tema, de chico ganaste un concurso de poesía (1992, Concurso de Poesía para menores de 18 del Principado de Asturias). Además de componer tus propias canciones y para otros músicos, y de escribir artículos periodísticos, ¿tenés planeado publicar algún libro?

IP: Lo de ganar el concurso de poesía fue el final de mi carrera como poeta. Lo gané con 17 o 18 años, y con el dinero del premio me compré una guitarra eléctrica, fue totalmente contraproducente, si querían estimular el poeta que había en mí, no lo hicieron (risas). Tengo en vista publicar un libro para el año que viene que se llama El Arte de Mentir, inspirado en La Decadencia de la Mentira de Oscar Wilde.

R!: ¿De qué tratará?

IP: Es un poco para recuperar la importancia de la mentira en el arte, esa cosa que tenemos a favor de la sinceridad. Ya que la vida es tan cruel y árida, que el arte sea la más perfecta de las mentiras. Es un libro con reflexiones de tres o cuatro páginas, algunas son de rock, otras de ropa, algunos con personajes que nada tienen que ver con el rock pero me interesan. También va acompañado de ilustraciones. En eso sí que tengo interés. Y voy a ver si el Loco se anima a hacer el prólogo.


R!: ¿Vendría a ser tu primer libro?

IP: Sí. Estos años estuve completamente metido en la vorágine del rock y Loquillo. Todo este tiempo que me estoy tomando un poco para mí me está sentando genial. No solamente que puedo afrontar mi disco sino que tengo más aire para escribir con un poco más de calma. De vez en cuando alejarse del torbellino viene muy bien.


R!: Volviendo a la música, con Loquillo tocaste varías veces en Argentina, y una vez te quedaste más tiempo en el país que el resto de la banda. ¿Estuviste tocando como solista?

IP: Sí, estuve probando las canciones que luego formaron parte de este disco, con una banda de aquí, Los Primitivos. Hice dos o tres shows y algunas entrevistas. Quería probar las canciones no sólo en España sino también afuera.

R!: También te quedaste aquella vez porque decías que te atrapaba la Argentina ¿Qué es lo que te gusta del país?

IP: Me gustaría descifrarlo. En el fondo soy muy de pueblo, Madrid ya me queda grande (risas). Como soy tan de pueblo ver una ciudad así me llama muchísimo más la atención. Es una especie de latido que no sé todavía describir lo qué es. Ese latido te agota, pide mucha energía pero a la vez tiene una urgencia que no sé. También las personas que conozco de aquí con las que me llevo bien y me caen bien, me parecen mejores personas que de otros lados. Porque aquí es más difícil serlo, la vida diaria, la lucha diaria, las exigencias, son más áridas, que en Europa, por lo menos el Europa que habíamos conocido. Aquí el que te trata bien y el que es bueno contigo, le está constando mucho más esfuerzo por las exigencias de la vida cotidiana que en otro lado. Esa nobleza me llama, tienen un compromiso que me mola. También los músicos que he conocido acá tienen una vocación y una entrega que me gustaría verla más a menudo en otros lados.

R!: Con Uruguay te pasa algo similar que con Argentina, además de que Loquillo es más conocido allá…

IP: En Uruguay el Loco es mucho más conocido. Uruguay me gusta mucho, tiene un punto más de pueblo, no sé que puedo esperar. Me gustaría ir a Montevideo pero otra vez será, voy a tocar en Paysandú el 3/12 en el Festival Cultura Para Todos. No sé con lo que me voy a encontrar, soy cabezas de cartel. No sé si me ponen ahí porque lo merezco o para quitarme del medio (risas).


R!: ¿Qué expectativas tenés con respecto a estos recitales?

IP: Ahora mismo quiero sembrar un poco, no espero multitudes. Además quiero confirmar algunos de los fans que tengo gracias a Internet. Hoy en día una de las grandes ventajas de Internet es que haya una persona aquí que no tiene el disco pero lo puede escuchar, es alucinante. Saber que voy a tocar aquí y que cuento con un grupo de seguidores ya me parece algo importante. Los shows los hago más en pos de volver. Lo que también me quiero llevar al margen de la promoción, sobre todo es el poder tocar con otros músicos. Por ejemplo, los músicos argentinos me encantan, me gustan mucho como tocan en general, te da otro aire, te da otra manera de tocar.

R!: ¿Con qué músicos vas a tocar?

IP: No son todos los de Motorama porque el bajista no está, es otro, pero son ellos. Ya ensayé y estoy encantado, suenan muy bien, muy armada, suenan aplastante, me gustan. El guitarrista (Sam) es un guitarrista brutal, viene del rock más ‘50 pero no se queda ahí, se sabe abrir a las canciones. Son muy buena banda.

R!: ¿Qué le dirías al público para que te escuche y vaya a verte?

IP: En cuanto al directo, van a ver un concierto de rock con entrega y pasión. No me voy a dejar nada en el cuerpo, me voy a vaciar por completo para estar a la altura del público. Con el disco les diría que es un disco muy argentino, muy bipolar. Muy de extremos, y creo que en ese aspecto podemos tener muchas cosas en común. (Risas)

Fotos: Sofía Esteban (aifos.sf@gmail.com)

+ info de los shows acá